Publicado: 31 de julio de 2017

Gonzalo Gaitán, todo terreno

El ciclista leonense Gonzalo Gaitán (17) comenzó a entrenar hace cinco años. Desde entonces no ha dejado de prepararse y de participar en carreras en distintos puntos del país. Junto a su entrenador mendocino Ignacio Gili, viajó a España donde ejercitó fuertemente durante dos meses y conoció el circuito europeo.

Actualmente se prepara y sueña con formar parte de un equipo de competición a nivel mundial.

NUEVO DÍA dialogó con Gonzalo, quien, además de deportista -federado nacional- es alumno de 6º año Ciencias Naturales del IPETyM 256. Actualmente está bajo licencia deportiva, pero no deja de estudiar para finalizar sus estudios secundarios, actividad que intercala con los entrenamientos diarios.

-ND: ¿Cómo llegó el ciclismo a tu vida?

-GG: La idea surgió cinco años atrás cuando un albañil amigo de mi familia me contó su rutina ciclística. Le pedí una bici a mi papá y cuando terminé primer año me la compraron. Enseguida participé en una carrera en Bell Ville, luego en otras y empecé así a entrenar. De a poco fueron surgiendo posibilidades de competencias y fui conociendo personas dentro del circuito ciclístico. Más adelante tuve un entrenador y a medida que fui avanzando pasé a otro, que es el que actualmente me entrena, y así me voy proponiendo diferentes metas para llegar más lejos.

-ND: ¿Practicaste algún otro deporte antes?

-GG: Antes jugaba al fútbol, pero dejé todo para andar en bici. Recuerdo que ese verano seguí entrenando normalmente, pero cuando volvieron a arrancar con las prácticas a principio de año, ya no volví al fútbol.

-ND: ¿Cómo es tu rutina diaria?

-GG: Sigo los planes de entrenamiento que me envía mi entrenador. Tratamos de adecuar los horarios que tengo en la escuela. Se me complica en invierno, en cambio, es distinto  cuando los días son más largos. En invierno estoy más tiempo en el gimnasio, es como una pretemporada que me ayuda para mantener y aumentar el rendimiento, y así le introduzco una base más fuerte a mitad de año cuando ya el cuerpo comienza a sentir la carga de una carrera y otra. A mí me gusta complementar con el gimnasio y me ayuda a salir de la rutina de bicicletear todos los días.

-ND: ¿Tenés una alimentación especial?

-GG: Si, sí voy siguiendo una rutina alimentaria también, para los entrenamientos fuertes tengo que ingerir cierta alimentación, antes de las carreras, otra; y durante la carrera, otra.

-ND: ¿Qué rol cumplen tus padres?

-GG: Siempre me acompañaron en todo y a todos lados. Pude viajar a España y eso fue gracias al esfuerzo de ellos. Me alientan en todo, incluso ahora con mi papá abrimos una bicicletería en Marcos Juárez, así que estamos contentos con este emprendimiento también.

-ND: ¿Cuándo te diste cuenta que podías formar parte del circuito de competición?

-GG: Cuando comencé a participar de los Campeonatos Argentinos, ahí me di cuenta que estaba lejos, pero que no era inalcanzable, necesitaba un plus, pero internamente sabía que podía lograrlo. Cuesta y mucho, pero lo tomo como un desafío. De estar décimo a lograr el podio es muy poquita la diferencia, y muy difícil de lograrlo, pero ese es mi desafío permanente. No se logra de un día para otro. Es necesario dormir, comer y entrenar muy bien, eso marca la diferencia, además de una buena bici, claro!. Justamente antes de viajar a España cambié la bici, necesitaba una de doble suspensión, por el circuito que había allá. Además yo ya elegí correr Cross country

-ND: ¿Qué es el Cross Country?

-GG: Es un recorrido de senderos, una carrera de cinco o seis vueltas de cinco kilómetros aproximadamente. Es un circuito muy explosivo, por lo general vas al ciento por ciento, a full, dentro del Mountain Bike es la especialidad más complicada, hay tramos muy cortos y empinados, y bajas a mil, tenes que aprender a manejar la mente porque siempre estas al límite.

-ND: ¿Cómo recuperas fuerzas mientras competís?

-GG: Ingiero geles que tienen carbohidratos, proteínas de absorción rápida para que el cuerpo pueda recuperar. En carrera tengo que comer cada media hora, el gel es práctico porque lo puedo diluir dentro del termo y voy hidratando y comiendo a la vez, eso me ayuda mucho.

-ND: ¿Cómo surgió esta oportunidad de entrenar en España?

-GG: En octubre del año pasado mi entrenador armó un grupo y nos comentó la idea de seleccionar alumnos para vivir esta experiencia. Estuve en Torre Vieja, provincia de Alicante. Allá estuvimos dos meses de entrenamiento muy fuerte con otro profe mendocino que hace muchos años vive en ese lugar.

-ND: ¿Notaste diferencias? ¿Cuáles?

-GG: El nivel es totalmente distinto. A diferencia de lo que sucede en nuestro país, allí los ciclistas son muy unidos, salen a bicicletear todos juntos, siempre.  El ciclismo en Europa es como el fútbol en nuestro país. En Bélgica, por ejemplo, el ciclo cross, que es una especialidad del ciclismo, es lo máximo, incluso, los ciclistas ganan fortunas. De todos modos el nivel de los argentinos en Europa es muy fuerte. Los deportistas argentinos que corrieron la Copa del mundo lograron el tercer o cuarto puesto, allá hay más cantidad de ciclistas profesionales.

-ND: ¿En qué circuitos estás corriendo actualmente?

-GG: En Cross XCO, por ahí participo en alguna otra carrera para no perder el ritmo como ser el fin de semana pasado, y adaptarme nuevamente al ritmo argentino. El fin de semana pasado participé en Catamarca en el Campeonato Argentino XCO, en categoría juvenil, no pude lograr el objetivo y me ubique 12º, pero sigo trabajando a full. El año que viene paso a la Sub 23.

-ND: ¿Cuántas horas seguidas estuviste arriba de la bici?

-GG: Creo que lo máximo fueron seis horas seguidas. En España teníamos entrenamientos de cinco horas diarias que solíamos dividirlas entre la mañana y la tarde.

-ND: ¿Cuáles son tus aspiraciones, tus metas?

-GG: Mi sueño en formar parte de un equipo profesional y correr circuitos en Europa y ganar Copas del Mundo.

-ND: ¿Cuáles son tus ídolos?

-GG: Catriel Soto que está corriendo en España, estuve charlando con él porque reside a sólo 40 kilómetros de donde yo estaba. Soto es un ex alumno de mi entrenador, el mendocino Ignacio Gili y está corriendo para un equipo profesional. Otro ídolo que me sorprendió mucho es Mathieu van der Poel, un ciclista belga de tan solo 20 años y ya ha logrado un segundo puesto en la Copa del Mundo.

-ND: ¿Cómo llegaste a tener el actual entrenador y cómo lo elegiste?

-GG: Yo comencé con Jorge Bojardo, un entrenador de Bell Ville, y luego seguí con el “Chueco” Gili, que es mi actual entrenador. Me siento muy cómodo trabajando con él. Estos dos meses en España aprendí muchísimo formando parte de su equipo.