Publicado: 7 de agosto de 2017

Abuela con ACV estuvo 4 días en un auto varada en San Marcos Sud

Madre e hijo viajaban de Tucumán a Buenos Aires, cuando se les rompió el auto. Estuvieron cuatro días varados, sin pedir ayuda, en una Estación de Servicio de San Marcos Sud. El intendente Leandro Ariel Cornara les brindó colaboración y pudieron, finalmente, llegar a destino.

Paula Villagra, una abuela tucumana y su hijo Carlos Maidana, viajaban hacia Buenos Aires en auto, pero quedaron varados en San Marcos por desperfectos en el vehículo. Estuvieron cuatro días arriba el auto, sin pedir asistencia, hasta que, un vecino de San Marcos, le avisó al intendente Ariel Cornara. Éste, inmediatamente, trasladó a la abuela al hospital, el auto al mecánico; también a dos perros que llevaban a Buenos Aires, el intendente los albergó en su casa, les dio de comer hasta el domingo al mediodía que partieron rumbo a Lomas de Zamora, donde vive y trabajo el hijo.

Una historia, como las que ocurren a cada momento, y nunca nos enteramos, sólo que esta vez ocurrió en una localidad cercana, por eso, los protagonistas y la historia misma se hicieron cercana.

El intendente Ariel Cornara le relató a Nuevo Día y a la Página de San Marcos: “vimos un vehículo parado en la estación de servicio, creímos que, como pasa habitualmente, paran a tomar un café, nadie se percató que el muchacho que manejaba estaba en una situación complicada con su madre discapacitada adentro del vehículo. Llevaban cuatro días allí, sin pedir ayuda”.
Madre e hijo habían partido desde Tucumán rumbo a Lomas de Zamora, donde actualmente vive el hijo, también tucumano. Tiempo atrás la abuela había tenido un ACV y tras la muerte de su esposo, este hijo la fue a buscar. Sólo que la abuela no quiso desprenderse de sus dos perros, que pasaron unas horas en casa del intendente mientras los médicos atendían a su dueña.
“Yo me enteré recién ayer, así que urgente los fui a ver para tratar de darles una pronta solución y así llegaran lo antes posible a destino”, continuó Cornara.

“El hijo la quiso llevar de Tucumán a Buenos Aires en avión, pero ella no quería venirse sin sus dos perros, y en avión no se lo permitían. Entonces compraron un vehículo viejo, y dio la casualidad que el auto se rompió en San Marcos, así que cuando vi esta situación, lo primero que hicimos fue llevar a la abuela al hospital para brindarle la atención necesaria, me llevé los dos perros a mi casa, les di de comer y llevé el auto al mecánico para que se lo arreglaran la antes posible. Ayer (por el sábado) me dediqué a ello todo el día porque necesitábamos respuestas y las casas de Marcos Juárez y Bell Ville abrieron sus locales para colaborar con esta situación”.

“La abuela no dejó un solo momento de agradecernos, lo hacía con algunos balbuceos y sin poder moverse, de hecho llevaban una silla de ruedas en el techo del auto”, explicó el intendente, quien no podía dejar de preguntarse por qué pasaron cuatro días arriba el auto sin pedir ayuda.“. La respuesta las encontró en la timidez, humildad y la sencillez de estas personas.

El domingo cerca del mediodía, cargaron todo y partieron agradecidos. “Se los sintió buena gente. Espero que hayan llegado bien a destino”, concluyó Cornara.

Texto: Periódico ND.

Foto: La PAGINA de SAN MARCOS